La iniciativa, aprobada por unanimidad en el Senado en agosto del 2021 está frenada en la Comisión de Industria de Diputados. ONGs reclaman su pronta sanción.

Se trata de un proyecto de ley que promueve la economía circular y la responsabilidad extendida del productor de neumáticos e incentiva a la economía circular. Es decir que quién produce o importa neumáticos se debe hacer cargo de su gestión, luego de ser utilizados. De esta forma se evita la contaminación que generan al ser arrojados en la vía pública, prendidos fuego o incluso enterrados en rellenos sanitarios,  y en su lugar son reinsertados en la matriz productiva.

Pedido de las ONGs 

Un grupo de ONGs reclaman la pronta sanción del proyecto en diputados para que la ley entre en vigencia, por eso lanzaron una campaña en redes sociales #HacenGomaElPlaneta y en la plataforma Change. Mariano Villares de la Fundación Sustentabilidad sin Fronteras comentó al respecto “ los neumáticos por su volumen, cantidad y componentes constituyen un recurso estratégico a recuperar, no podemos seguir dándonos el lujo de descartarlos contaminando el ambiente y propagando enfermedades”.

El descarte de neumáticos en Argentina supera actualmente las 130.000 toneladas anuales, de las cuales 38.000 corresponden a la Ciudad y el Gran Buenos Aires. Los neumáticos están hechos de hidrocarburos (85%), hierro y una variedad de componentes químicos. Si son enterrados, ocupan mucho volumen en los rellenos sanitarios, con un tiempo muy largo de degradación (unos 600 años aproximadamente) y sólo una pequeña parte son recuperados ( 6%).  En otros países como China y Brasil la recuperación es cercana al 100% y en México del 20%. 

En espacios públicos, puede generar un hábitat propicio para atraer roedores y mosquitos transmisores del dengue y chikungunya, entre otros riesgos. A su vez, con frecuencia son incinerados liberando gases tóxicos que dañan el ambiente y la salud. Al generarse la combustión aparecen gases tóxicos, como dióxido de carbono, azufre, compuestos clorados y otros elementos químicos. Estos elementos, además, se desplazan y se van depositando en ojos, piel y respiran. Afectan principalmente el sistema respiratorio, con signos de asma e incluso cáncer. 

Con hornos y maquinaria especialmente preparados para no emitir gases tóxicos, durante el proceso de reciclaje se recupera el caucho, que es utilizado para la fabricación de pisos, pavimentos deportivos y canchas sintéticas, combustible alternativo en los hornos de cemento, entre otras aplicaciones. Por otro lado, en el proceso de reciclado se recupera el acero y los restos de la tela para luego ser destinados a nuevos usos, aprovechando cada uno de los componentes del neumático.

¿Qué promueve el proyecto de ley?

Es un proyecto de ley sobre presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión de los neumáticos fuera de uso (NFU) que busca disminuir el impacto sobre el ambiente y promover emprendimientos sustentables que generen trabajo en torno a su reciclado. De la iniciativa se destaca:

  1. Responsabilidad extendida del productor

Los productores serán responsables de la gestión integral de los neumáticos. Es decir los fabricantes o importadores de neumáticos deben hacerse cargo y asumir los costos económicos que implica una correcta gestión. 

  1. Recepción gratuita  

Los distribuidores de neumáticos están obligados a recibir en forma gratuita los neumáticos para su posterior tratamiento y serán responsables de ingresarlos al sistema integrado de gestión en su carácter de generador.

  1. Sistema de gestión federal

Los sistemas integrales de gestión serán diseñados por los productores y deberán garantizar la recogida de los NFU en todo el territorio nacional y su correcta gestión. 

  1. Empleo verde

Estimula la creación de empleo en actividades de recuperación, tratamiento y gestión logística en toda la cadena

Sumate a la campaña en Change pidiendo que se apruebe la Ley de Gestión de Neumáticos en este link 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.