El lunes 9 de agosto el IPCC publicó la primera parte de su sexto informe sobre el cambio climático y llenó de titulares apocalípticos los medios de comunicación. Es cierto que lo que el informe dice es drástico y contundente y es por esto que se requieren medidas drásticas y contundentes. «Este informe es un código rojo para la humanidad – dijo Antonio Guterres Secretario General de Naciones Unidas. «Todas las naciones, sobre todo las del G20 y los mayores emisores, deben unirse a la coalición a favor del cero neto de emisiones y reforzar sus compromisos con planes creíbles, concretos y reforzados antes de la COP26 de Glasgow» agregó.

¿Qué es el IPCC y por qué es tan importante su informe?

La crisis climática como emergencia llegó a los grandes medios de comunicación hace poco, pero el cambio climático es algo de lo que la ciencia viene hablando hace décadas. El IPCC es el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático fue creado hace 33 años con el objetivo de proporcionar información científica a los gobiernos para que puedan utilizarla en su toma de decisiones y desarrollo de políticas climáticas. Los informes que produce el IPCC no son investigación propia, sino que se trata de una evaluación de todo lo publicado al respecto. Busca ordenar toda la información, sacar conclusiones y señalar los vacíos de conocimiento en materia climática.

¿QUÉ DICE ESTA PRIMERA PARTE DEL INFORME?

Es irrefutable que las actividades humanas están provocando el cambio climático. 

Uno de los elementos que más llamó la atención es la confirmación innegable de que el calentamiento global es consecuencia de la actividad humana. Hasta ahora se hablaba de porcentajes, a partir de este informe se establece que es consecuencia directa de nuestro accionar. Pero esta confirmación también debería impulsar el accionar que busque disminuir las emisiones de GEI y actuar pero en este caso para evitar los peores efectos del cambio climático. 

 

 

– Alcanzamos puntos de no retorno 

El informe nos muestra que las consecuencias del cambio climático no son una cuestión del futuro, ya están sucediendo. El crecimiento del nivel del mar, la salud de los océanos, y el deshielo de Groenlandia y la Antártida son procesos que una vez comenzados no se detienen en cientos o miles de años. Sin embargo, la toma de medidas puede ayudar a que se den de manera más lenta, así como amainar todos los otros efectos del cambio climático. 

Lo que se espera es que con los aumentos de la temperatura global los fenómenos meteorológicos extremos se vuelvan más intensos, prolongados y recurrentes. Es decir que una ola de calor duraría más días, llegaría a temperaturas más extremas y se daría más seguido que antes. 

 

La temperatura ya subió aproximadamente 1,1ºC en comparación al período preindustrial de 1850-1900. Superar el 1,5ºC implica que las estaciones calurosas se alarguen y se acorten las frías; que se intensifiquen las precipitaciones intensas y las inundaciones asociadas en casi todo el mundo; y se espera también el aumento de sequías en algunas regiones. Superando los 2ºC el panorama comienza a alcanzar extremos con consecuencias más severas para la agricultura y la salud.

La siguiente imagen muestra una síntesis de la evaluación del cambio observado en tres fenómenos: extremos calientes, precipitaciones intensas y sequía agrícola; y la confianza en la contribución humana a los cambios observados en las regiones del mundo. Cada rombo puede mostrar: aumento, disminución, falta de acuerdo (rombos blanco con rayas) o falta de información (rombos grises).

 

En nuestra región (nombrada en inglés como South-Western South America: SWS; South-Eastern South America: SES; y Southern South America: SSA) lo que hace falta es generar información para poder evaluar y adaptarnos. Pero lo que se sabe es que en SWS y SES el calor extremo va a aumentar y en SES se combina con precipitaciones intensas. 

 

– Hay cinco escenarios posibles

El informe plantea cinco escenarios posibles en función de las emisiones, con tres períodos: corto (2021-2040), medio (2041-2060) y largo plazo (2081-2100). 

En el corto plazo, en todos los escenarios, proyectados es casi seguro que se alcance o supere el grado y medio, si bien es casi imposible que se llegue a los 2 ºC. También se proyecta que en el mediano plazo la temperatura global seguirá aumentando en todos los escenarios hasta mediados de siglo. Para fines de siglo la temperatura podría registrar un aumento de entre 1ºC y 5,7ºC según el escenario en el que nos encontremos. 

De reducir drásticamente nuestras emisiones sería posible llegar a fin de siglo con un aumento de 1,4ºC, un escenario que muestra que aún hay lugar para influir y mejorar mucho la situación. 

Los titulares que comenzaron a llenar las noticias los últimos tiempos son testimonio de los efectos del aumento de la temperatura: bajante histórica del Paraná, incendios forestales en todo el mundo, olas de calor sin precedentes como las de Canadá y España, inundaciones en China y en Alemania. Las sequías, las inundaciones, las olas de calor más extremas ya las estamos viendo con el aumento de 1,1ºC. Los cinco escenarios que ofrece el IPCC deben ser una guía para tomar medidas que reduzcan drásticamente las emisiones y nos permitan atravesar el mejor escenario posible durante el próximo siglo. 

¿Los titulares apocalípticos van a ser la excepción o la regla? Nos encontramos ante un punto de quiebre, todo lo que sucede es sin precedentes, empezamos a verlo en nuestro día a día. Pero es importante recordar que la magnitud de los cambios y la intensidad de los nuevos fenómenos meteorológicos que empezamos a ver hoy va a depender de la magnitud de los cambios que hagamos. No hay que quedarse únicamente con la gravedad del asunto, este informe muestra que la acción hoy puede cambiar y mucho nuestro futuro, no está todo perdido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *