Las ciudades al frente de la acción climática

Por Nahuel Pugliese.

En los últimos años, el rol de las ciudades en las negociaciones climáticas internacionales fue tomando cada vez más importancia. Esto se debió en gran parte a la elaboración de planes de acción climática muy ambiciosos por parte de grandes centros urbanos del mundo, como así también de la creación de importantes redes de ciudades, lo que les brindó mucha visibilidad política y la capacidad de presionar a los gobiernos nacionales para aumentar su ambición climática. Además, debido a su importante participación en las emisiones globales, su rol en temas de mitigación es clave para cumplir con los objetivos climáticos acordados a nivel mundial.

Rol de las ciudades:

Teniendo en cuenta el constante crecimiento de la población urbana que se dio en las últimas décadas, actualmente los grandes centros urbanos del mundo tienen un rol muy importante en la lucha contra el cambio climático. Las ciudades son responsables de alrededor de un 75% de las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero (GEI), que se relacionan directamente a una concentración de la demanda de energía, la provisión de servicios básicos como agua potable y saneamiento, la generación de residuos como así también debido a la actividad industrial, comercial y de servicios. A su vez, los centros urbanos son altamente vulnerables a los impactos del cambio climático, ya que en muchos casos los procesos de urbanización no contemplan los impactos futuros del cambio climático, lo que provoca que las ciudades sean cada vez más vulnerables a eventos climáticos extremos como sequias, lluvias extremas o inundaciones costeras, que se espera que aumenten su frecuencia e intensidad en las próximas décadas.

A partir de la Cumbre de la Tierra de Rio de Janeiro de 1992, ha crecido fuertemente el trabajo de redes de ciudades sobre temas de cambio climático consolidándose a partir de los años 2000, lo que permitió visibilizar y potenciar el trabajo que venían realizando en términos de metas de mitigación y adaptación al cambio climático. En Latinoamérica, existe una fuerte presencia de redes de ciudades como C40 e ICLEI, de las cuales participan gran parte de los mayores centros urbanos de la región. A su vez, en el caso de Argentina se puede resaltar el caso de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático, que reúne a más de 150 municipios del país.

Acción climática en ciudades de Latinoamérica:

A fines de 2017, en el marco de la Conferencia de las Partes (COP 23) en Bonn, Alemania, grandes ciudades del mundo adhirieron al compromiso de convertirse en ciudades carbono neutral y resilientes para el año 2050, iniciativa impulsada por la red C40. Este compromiso, el cual a la fecha ha sido firmado por 73 grandes ciudades del mundo, indica que deberán elaborar planes de acción climática que estén en línea con el Acuerdo de Paris, lo que significa contar con metas de reducción de emisiones GEI mucho más ambiciosas que las actuales, y que se encuentren integrados a su vez con planes de adaptación para reducir la vulnerabilidad de la población, propiciando la resiliencia urbana y la inclusión social.

En Latinoamérica, muchas ciudades firmaron este compromiso y algunas de ellas están recibiendo apoyo técnico de C40 para la elaboración de un nuevo plan de acción climática con estas características, entre las que se encuentran Buenos Aires, Curitiba, Guadalajara, Lima, Medellín, Ciudad de México, Quito, Rio de Janeiro, Salvador y San Pablo.

A partir de la firma de dicho compromiso, se publicaron distintos documentos e informes que analizan cuales son los principales puntos en los que tendrán que trabajar las ciudades para lograr los objetivos acordados. Por un lado, el reporte de C40 “Deadline 2020” establece la trayectoria indicativa de descarbonización de las ciudades para alcanzar la meta en 2050. Por otro lado, el informe “Focused Acceleration: A strategic approach to climate action in cities to 2030” identifica 4 áreas de acción principales que tienen gran potencial de reducción de emisiones: descarbonización de la red eléctrica, optimización de la eficiencia energética en edificios, transporte sustentable y mejoras en la gestión de residuos. Por último, es importante resaltar que muchas de las acciones propuestas en estos planes de acción climática contribuyen a alcanzar el cumplimiento de muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), principalmente los ODS 7, 11, 12 y 13.

2019-09-19T15:07:24+00:00