COP24: leves avances en contraposición a la urgencia climática

Por Fermin Koop.

Reunidos en Katowice, Polonia, representantes de 197 países participaron por dos semanas de la Conferencia de las Partes (COP) 24 de cambio climático y acordaron las reglas que permitirán la implementación del Acuerdo de París, el cual entrará en vigor en 2020.

Sin embargo, el acuerdo alcanzado no cumplió con las expectativas generadas en la previa en términos de acción y ambición climática y resaltó las diferencias entre países desarrollados y vías en desarrollo, especialmente en el financiamiento necesario por los últimos para reducir sus emisiones y adaptarse al cambio climático.

“Los líderes mundiales presentes en Katowice han logrado avances importantes, pero, aun así, lo que hemos visto en Polonia revela una falta de comprensión fundamental por parte de algunos países de la crisis actual” que vive el planeta, dijo el portavoz de cambio climático del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Manuel Pulgar.

Para Greenpeace, el acuerdo de Katowice sabe a poco “ante la necesidad de una acción más ambiciosa y urgente, especialmente después de las evidencias claras que han llegado desde la comunidad científica”. La organización cuestionó la “falta de liderazgo de la presidencia polaca (de la cumbre)”.

Por su parte, la ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, quien fue elegida facilitadora de las negociaciones a nivel internacional, ha valorado como “muy importante” el acuerdo adoptado y comentó “Todos los países que hemos ratificado el Acuerdo de París nos hemos puesto de acuerdo en cuáles son esas reglas de desarrollo que nos permitan que esté plenamente operativo y gestionando ese proceso de aprendizaje y confianza que nos ha de llevar a cumplir la ambición de contar con un mundo seguro y descarbonizado a final de siglo”.

Principales puntos del documento

Tras largas negociaciones, se logró pactar el denominado libro de reglas, que sella las directrices que permitirán aplicar el Acuerdo de París de 2015. El documento de 156 páginas será el que regirá la lucha contra el calentamiento global durante las próximas décadas

El documento final incluye una referencia al informe científico del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), el cual apela a la importancia de acometer cambios “urgentes y sin precedentes” para limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5 grados.

Además, el documento reconoce que deben destinarse más recursos a la acción climática, especialmente a mitigación y reducción de efectos del cambio climático, en línea con lo acordado en París, pero no establece nuevas obligaciones para los países desarrollados.

El texto final sellado en Katowice también reconoce que las contribuciones para reducir las emisiones de cada país y lograr limitar el aumento de la temperatura deberían ser actualizadas al alza en 2020, cuando entra en vigor el Acuerdo de París, aunque no profundiza en este ámbito.

“Nadie está contento con este libro de reglas pero es un paso importante. El año que viene será crítico. La próxima COP en América Latina traerá nueva energía y urgencia a la conversación climática”, sostuvo Christiana Figueres, ex directora ejecutiva de la Convención Marco de Cambio Climático (CMNUCC).

Eje de las críticas

Estados Unidos recibió las principales críticas en la cumbre, ya que ha sido el más escéptico ante los resultados del informe del IPCC y ha intentado en todo momento que los países en desarrollo asuman la misma responsabilidad que los más desarrollados.

Al mismo tiempo, Brasil también ha merecido las críticas de las organizaciones ecologistas, ya que su postura negativa a modificar la regulación del mercado de carbono fue uno de los principales escollos que demoraron llegar a un acuerdo en Polonia.

El acuerdo se aprobó solo cuando los países en desarrollo acordaron informar y rendir cuentas de sus acciones climáticas de la misma manera que los países desarrollados. A su vez, las naciones ricas acordaron aumentar la “previsibilidad” del dinero que proporcionarán para este propósito.

En un mensaje sobre el final de la cumbre, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, habló sobre la reunión climática de alto nivel que convocó para septiembre y agregó que sus cinco prioridades serían “ambición en la mitigación, ambición en la adaptación, ambición en las finanzas, ambición en la cooperación técnica y desarrollo de capacidades y ambición en innovación tecnológica”.

Foto: Flickr UNFCC.CC BY-NC-SA 2.0

 

2019-09-19T15:07:24+00:00